sábado, 4 de marzo de 2017

pánico


"El cielo me intimidaba y advertía la tormenta próxima. El corazón me latía muy deprisa y amenaza con salirse por mi boca para montar su propia revolución..."

"Tengo miedo. Intento no establecer contacto visual con nadie porque me siento insegura, pero de reojo observo todo lo que me rodea porque tengo miedo. Intento tener controlado todo mi alrededor, no me siento segura.

Yo no me he vestido para provocar a nadie. Llevo puesto un vestido granate por encima de las rodillas, unos calcetines que suben hasta las mismas rodillas y unas botas negras con la intención de proteger mis pies del agua que forman los charcos de la lluvia; además, voy muy bien abrigada con un chaquetón que me llega más abajo de la cintura, no quiero provocar a nadie. Pero ellos se han provocado solos, nadie los ha tenido que ayudar. Ellos pitan con sus coches cuando pasan por mi lado o aminoran la velocidad, supongo que con la que intención de poder observarme mejor, yo voy sola y tengo miedo. 

Me siento insegura. No me gusta que me mires cuando camino sola por la calle porque no sé si en tu mente hay buenos o malos pensamientos sobre mí. Me cuesta trabajo respirar, estoy muy nerviosa. 

Yo no he elegido que el camino que tengo que seguir para llegar a la parada de autobús sea el arcén de la vía de servicio de una autovía, porque si dependiera de mí, caminaría por otros lugares más seguros. Y tengo miedo, no me gusta tener que caminar por aquí sola, por eso siempre llevo el móvil en la mano. 

Escucho canciones de Ed Sheeran y me evado de la situación porque mi mente es muy traicionera, le gusta ponerse en la peor de las situaciones posibles... al menos con música tengo un poco menos de miedo. Aunque todavía tengo que esperar 20 minutos y llevo aquí sentada 15. 



Señor, seguramente no pretendas violarme, secuestrarme o hacerme nada pero estamos en mitad de la nada, en caso de que me ocurriese algo, por más mínimo que fuese, nadie -excepto usted- se enteraría. Yo sigo teniendo miedo, el tiempo parece que no avanza y por más que mire hacia el horizonte de coches que recorren la autovía, mi autobús no llega. 

Quizás mi desesperación esté injustificada, quizás no tenga motivos para estar nerviosa, intranquila y tener miedo, pero lo tengo. Los telediarios nos bombardean con desapariciones y asesinatos sin resolver, violencia callejera y violaciones a chicas que caminaban solas por la calle. Mi miedo queda justificado. Y por eso he decidido escribir, para que el monstruo de la ansiedad de vaya por mi puño hasta quedar atrapado en el papel..."


Anónimo.

viernes, 17 de junio de 2016

La luz de su sonrisa

Ella baila sola, intenta reconstruir el mundo que a su alrededor se desmorona. Ella sigue bailando. Pieza a pieza, ladrillo a ladrillo, sueño a sueño, todo cae pero ella abre sus brazos para recoger, para que no se rompa nada. No puede con todo. Ella sigue bailando. 

'Tienes la cabeza llena de pájaros, estúpida niña inocente, el mundo te va a zampar de un solo bocado' - le solían repetir mientras ella continuaba dando vueltas sobre sí misma. Ella baila sola. 

Recoge los trozos de sueños que alguien ha tirado, los desdobla, los abre bien para que puedan volar, no hay nada más bonito que ver que tu sueños vuelan para hacerse realidad. Ella sueña mientras baila. 

Sueña con salvar el mundo. Sueña con hacer de la vida de los demás una experiencia bonita. cuando estos han decidido abandonar. Recoge lágrimas mientras balancea sus piernecitas al son de la música que ella misma tararea; esas lágrimas de frustración y desánimo, desgana, falta de fuerzas para seguir luchando. 

De vez en cuando para, se detiene y mira a su alrededor, tiene una labor compleja. Continúa bailando, a saltitos, alrededor de la tristeza con la mayor de sus sonrisas. Porque para sonrisa bonita, a suya, sincera como la que más. 

Baila hasta que le duelen los pies y ni siquiera entonces es capaz de detenerse. Si no intenta cambiar el mundo ella... nadie más lo hará. Vivimos demasiado preocupados por nuestras obligaciones, los agobios del día a día, nadie tiene tiempo de hacer del mundo un lugar más bonito ni siquiera tiempo de ser amable y simpático. Ella se deja el alma por conseguirlo. Continúa bailando.
Da vueltas, recoge frustraciones y las lanza lejos, reparte sonrisas a cambio. Aguanta el dolor de pies, el dolor del alma. Lucha por los demás sin que estos se den cuenta, luego, más tarde, luchará por ella. Por y para la felicidad. Sigue bailando.

Al llegar la noche se tumba en su cama pero no deja de mecer sus pequeños pies en un intento de seguir bailando. Cierra los ojos y ahí dentro, en la inmensidad que es su alma puede contemplar como sus sueños se hacen realidad. Sigue bailando hasta caer rendida, Morfeo la cuida, vela por ella. Ella sonríe dormida.

Algunos dicen que es una mujer de carne y hueso real como la vida misma, otros hablan de hadas, ninfas, magas, brujas, seres fantásticos... yo hablo de la persona que veo cada mañana al mirarme al espejo, de la persona a la que miro a los ojos y en ellos veo la ilusión de un niño. Hablo de cualquiera que lea esto. De esa persona que ve la luz cuando todo está a oscuras y es capaz de iluminar el camino ella solita. Hablo de ti, luchadora. 



jueves, 16 de junio de 2016

SOY

Si pienso solo en mí soy egoísta y si pienso en los demás soy tonta. 
Si me enamoro soy una pobre crédula pero si no me enamoro una fría de mierda estirada.
Si siempre digo la verdad soy borde, de lo contrario una hipócrita y falsa.
Si digo que sí soy puta pero si digo que soy una una frígida anticuada.
Si solo estoy con una persona soy una sosa y conservadora, pero si salgo con varios una perra caliente.
No tengo personalidad si soy dependiente pero soy muy lanzada y alocada por intentar ser la más independiente. 
Soy una cachonda porque miro hombre, pero una lesbiana si no los miro. 
Si hablo de sexo soy una insaciable y si no, una mal follada. Llámame insaciable.
Si soy seria, una amargada y si sonrío una fresca cualquiera. Por favor, considerame una fresca cualquiera. 


Soy tonta porque me preocupan más lo demás que yo misma, una fresca cualquier porque me paso todo el día sonriendo. Me gusta hablar de sexo y practicarlo muchas veces, todo lo que pueda. Soy gordita, insegura, tímida y tetona. Soy feliz. Me gusta maquillarme y usar tacones porque me siento más guapa y atractiva. Me gusta imponerme. Soy una lanzada por intentar no depender de nadie. Me gusta leer y salir de fiesta. Me gusta pasear y patinar. Soy risueña no tonta por ello. Soy torpe y despistada... 

Haga lo que hada siempre soy criticada, pero a mi me importa una mierda.
¿Sabes por qué? Porque soy feliz haciendo lo que me da la gana, me gusta como soy. Así soy y así seguiré siendo siempre... ¿tienes algo más que decir?