Ir al contenido principal

Para mi el Carnaval.

Carnaval

Para mí, el carnaval es algo más que un mes de fiesta, algo más que disfrazarme todos los años, es algo más que un concurso que dura cerca de un mes en el Falla, es algo más que una cabalgata, ES UNA FORMA DE VIDA.
El carnavalero, un individuo que se caracteriza por escuchar carnavales tanto en Febrero como en Agosto, de no tener a un favorito nada más sino tenerlos a todos como favoritos, de ser un JARTIBLE del carnaval y sobretodo en el mes de Febrero.
El JARTIBLE es aquel que nunca se cansa de escuchar carnavales, tanto nuevos como carnavales de antié. El jartible es aquel que en Febrero no tiene otro tema de conversación que el concurso del COAC y las actuaciones. El jartible hace de crítico después de cada actuacion, por mucho que le guste el autor o el carnavalero que vaya en esa agrupación, le sacará lo positivo y lo negativo. El jartible es aquel que va por la calle cantando los estribillos de aquellas agrupaciones que ni siquiera han pasado a cuartos, que se quedaron en preliminares o que han sonado poco. El jartible es aquel capaz de decirte el nombre de la agrupación de cualquier año que le preguntes. El jartible sabe reconocer a los carnavaleros de tó la vida y a los nuevos.
Me da mucho coraje ver a esas personas que se califican de Carnavaleros y solo se acuerdan del carnaval durante el mes de febrero, el hecho de que petes tu tuenti con estado con letras de carnaval no significa que seas carnavalera. Que solo conocen a los que más se escuchan ese año, si le preguntas por la comparsa de Martinez Ares de 1996 seguramente no tendrá ni puñetera idea. 

Yo, tampoco soy nadie para clasificarme de Jartible Carnavalera, pero cumplo casi todas las características. Yo soy de esas que escucha carnaval todos los meses del año, y nunca me canso, eso es buena señal supongo. Parte de esta pasión por el carnaval me viene de familia ya que mi abuelo es un gran comparsista y mi primo, el GRAN KIKE REMOLINO es un gran chirigotero, al cual admiro muchísimo. Cada año, cuando va llegando el mes de Febrero mi corazón se llena de orgullo y no tengo otro tema del que hablar, solo CARNAVAL. Para mí todas las agrupaciones son buenas, y las que llegan a las final son tan buenas como las de semifinal o la de cuartos. Yo sí me intereso en aprender más y más sobre el carnaval, me encanta escuchar como mi abuelo me cuenta historia sobre las murgas en las que salía su parte y como llevaba eso de escribir para la comparsa y las pocas chirigotas que había entonces en mi pueblo.
Yo soy más que nada una Jartible Remolinera (acabo de inventarme un termino nuevo) porque todos los años me gustará lo que saque Kike Remolino, más o menos, pero me gustará. Aunque también sé reconocer a las mejores de cada año. Yo soy su fan incondicional, cada año antes de que pasen a cuartos de final me sé todas sus letras y en el caso de que hagan algun cambio, me aprendo la nueva. Si tengo la oportunidad de ir a verlos me siento como si una Belieber fuera a ver a Justin, a mí me hace mucha mas ilusión ver a la chirigota que a Justin, que quede claro.


Quizás muchos no esteis de acuerdo conmigo porque os guste más otras agrupaciones, pero a mí me viene en la sangre y me tiene que gustar por cojones la chirigota del Remolino, porque para mi siempre será la mejor. Sé que empecé hablando del carnaval y he terminado hablando de la Chirigota del Remolino, pero no lo he podido evitar.

Ya sabes que me gusta despedirme con el eco de tu risa, ya sabes que a mi ultima cuarteta no le gusta andar con prisas, ya sabes que mi copla cuando muere se recrea cada letra, ya sabes que el salon de la belleza sigue siendo la Caleta. Ya sabes que me gusta ver tu pelo, despeinado por el levante, ya sabes que el color que hay en tu cielo no lo consigue el maquillaje, ya sabes que contigo no hay motivos para darte mas sesiones, tu siempre vas a ser mi niña guapa que peino tirabuzones. Por eso Cadiz te digo, que perdones mi osadia quise traer la belleza cuando tú ya, la tenias. -Salón de Belleza el Tijeritas, Final del Popurrí-

La bajada del telón, no valdrá de despedida que el final de mi actuación es el punto de partida de una semana de conciertos, de otra inolvidable gira. Para cobrar el tiempo que perdí tan solo pensando en tí, hacerte disfrutar y si ya te veo reir pagado está sin mas todo aquello que escribí. Un apretón de gente alrededor me valdrá de regidor, tramolla para qué si sobra decoración que aqui la perfeccion me la da cualquier rincon. A dos cuartas la primera fila, serán los balcones el palco y platea, tendrán las esquinas como bambalinas... Que mis conciertos en la calle suenan a libertad. -Parte del final del popurrí de Los Joaquín Pamplinas- 

Preparaté para la ocasión, vete pintando un par de coloretes. Si no encuentras pinturas de color, quema un tapón de corcho y llenate de churretes, ponte en el coco cualquier cosa por sombrero, si no hay disfraz un mono de astilleros, un pijama, una bata y ya estás listo para el estreno, de otro febrero. Preparaté que aquí la alfombra roja, no es roja, que es multicolor, no distingue a nadie y está hecha de papelillos. Preparaté, y no te mosquees si cualquier chiquillo, te echa spray o te dá, con un martillo. Verás que decorado naturales, que luz y sin efectos especiales, veras las Puerta Tierra de una tierra sin puertas que regala su banda sonora en carnavales. Otro carnaval está a la vista, nos toca actuar, que TÚ, TÚ, TÚ... TODOS, somos protagonistas. -Final del popurri, Los Protagonistas-


Porque el Carnaval es para vivirlo todo el año, ¡Bendito Carnaval! 










By. una  carnavalera incansable.

Entradas populares de este blog

Sé feliz.

No te fíes de todos aquellos visionarios que hablen de la vida sin caballos galopando en su mirada. 

Ni escuches a quien no alce la vista de vez en cuando para mirarle las bragas a una estrella. No verás a ninguno de ellos llorando de emoción tras un orgasmo por una canasta sobre la bocina del eterno segundón. Sigue el ejemplo de los locos necesarios que se abrochan a la vida cuando quitan un botón, de los que encuentran a Dios al abrir tu cremallera. 

Síguelos a ellos. A los que piensan que solo el amor puede hacer que lo imposible se vuelva a repetir. A los poetas que saben que quien tiene un lápiz tiene un paraíso en el bolsillo. Sigue solo a esos. A los que buscan la hermosura en la niebla de un poema. A aquellos que cuando tocan una piel comprenden todo.

Y huye. Huye de quien tenga tanta razón que nunca tenga nada. De aquellos que jamás dudan, porque estarán mintiendo. Huye de quien no crea que un Lunes tiene un callejón hacia el Nirvana. De todo aquel que no considere que hay niños…

Y por eso esta letra te canto...

"Hoy me la crucé, con su agobio y sus prisas, que ya de temprano esa es su premisa.
Tobogán de emociones. Ahora sol, ahora sombra.
Y aunque el mundo te pide que seas superwoman, a veces caes a la lona.
Mujeres rotas, sin desconsuelo, siempre a merced del aguacero. Coraza en pecho y alma de mártir. Por fuera fuerte, por dentro frágil.
Y ten estudios. Cuida esos kilos de más. Y ten trabajo y no seas mala madre, que para ti esta despiadada sociedad pide el doble que otros hacen...
Son mujeres que caminan sin saber a donde caminar. Un refugio van buscando en la forma de un abrazo cuando ya no pueden más. Olvidaron de quererse que no hay tiempo para ti. Son tus sueños la utopía en un tren de cercanías que no va a parar aquí. Aun recuerdo cuando eramos chiquillos, esas tardes que hablabas del destino, donde no había ni planchas ni niños ni caminos malditos.
Y aunque sé que me quieres y te quiero, que culpable amor mío me siento."
Tino Tovar - Comparsa El Creador


Lo que Madrid me enseñó.

Odié la ciudad y sus prisas. Odié la ciudad y su cerveza (¿cómo puedes beber eso?). Odié el frío y la ciudad. Odié la ciudad y sus robos. Odié la ciudad y lo grande que esta era. Odié la ciudad y ella me hizo crecer, sobreviviendo. 
Hoy, echo la vista atrás y solo me queda sonreír por todo lo que he vivido. 
¿Siendo sincera? Ha sido un año perrísimo. He tenido días en los que abandonar era mi primera y única opción. He tenido días en los que el miedo me dejaba paralizada entre las cuatro paredes que forman mi habitación. He tenido tanto días de lágrimas que ya he olvidado los motivos por los que lloraba. 
Me quedo con todo el sufrimiento, los días malos y las lágrimas. Me quedo con todos los días en los que he deseado estar en casa, con los míos, cerca y no tan lejos. Me quedo con los días en cama, con fiebre, jaqueca o dolor de ovarios, esos días en los que no había nadie cerca que viniese a darme una pastilla (o un abrazo). Me quedo con su inseguridad, sus tres intentos de robos y …