Ir al contenido principal

Ella no podía hablar porque la bruja del mar, tras engañarla, le habia echado una maldición. A cambio de pasar unas pocas horas junto a su principe, su amor verdadero, ella debía renunciar a su maravillosa voz. Este hechizo, hizo que Ariel no pudiese decir a Eric que lo amaba.

Y tú, ¿qué hechizo tienes? Quizás es uno como el de la Bestia, o como el de la Cenicienta (?)
Veo que no, que tu hechizo se llama Distancia, o como vulgarmente lo llama la gente.. Puta distancia. Tú tienes suficiente voz como para gritarle a todo el mundo lo que sientes, tu belleza interior y exterior es perfecta, y nadie te ha dicho que a partir de las 12 volveras a ser una sirvienta con harapos.  Lo que esa maldición te hace es que sientas miedo... Miedo a que cuando grites nadie te oiga o de repente, todos se hagan los sordos, miedo a que ese que tu dices que será tu principe esté buscando a otro tipo de princesas, miedo a que todos te miren y tu seas el sapito feo que nadie quiere, pero sobretodo... ese hechizo hace que tengas miedo a lo DESCONOCIDO.

Entradas populares de este blog

Y por eso esta letra te canto...

"Hoy me la crucé, con su agobio y sus prisas, que ya de temprano esa es su premisa.
Tobogán de emociones. Ahora sol, ahora sombra.
Y aunque el mundo te pide que seas superwoman, a veces caes a la lona.
Mujeres rotas, sin desconsuelo, siempre a merced del aguacero. Coraza en pecho y alma de mártir. Por fuera fuerte, por dentro frágil.
Y ten estudios. Cuida esos kilos de más. Y ten trabajo y no seas mala madre, que para ti esta despiadada sociedad pide el doble que otros hacen...
Son mujeres que caminan sin saber a donde caminar. Un refugio van buscando en la forma de un abrazo cuando ya no pueden más. Olvidaron de quererse que no hay tiempo para ti. Son tus sueños la utopía en un tren de cercanías que no va a parar aquí. Aun recuerdo cuando eramos chiquillos, esas tardes que hablabas del destino, donde no había ni planchas ni niños ni caminos malditos.
Y aunque sé que me quieres y te quiero, que culpable amor mío me siento."
Tino Tovar - Comparsa El Creador


Para mi el Carnaval.

Carnaval
Para mí, el carnaval es algo más que un mes de fiesta, algo más que disfrazarme todos los años, es algo más que un concurso que dura cerca de un mes en el Falla, es algo más que una cabalgata, ES UNA FORMA DE VIDA. El carnavalero, un individuo que se caracteriza por escuchar carnavales tanto en Febrero como en Agosto, de no tener a un favorito nada más sino tenerlos a todos como favoritos, de ser un JARTIBLE del carnaval y sobretodo en el mes de Febrero. El JARTIBLE es aquel que nunca se cansa de escuchar carnavales, tanto nuevos como carnavales de antié. El jartible es aquel que en Febrero no tiene otro tema de conversación que el concurso del COAC y las actuaciones. El jartible hace de crítico después de cada actuacion, por mucho que le guste el autor o el carnavalero que vaya en esa agrupación, le sacará lo positivo y lo negativo. El jartible es aquel que va por la calle cantando los estribillos de aquellas agrupaciones que ni siquiera han pasado a cuartos, que se quedaron en…

El amor como justificación.

Otro falso mérito es el del amor. Quien ama se siente a menudo eufórico y "mejor" por ello. Y también ve justificadas sus acciones.
Es verdad que hasta las leyes lo consideran como atenuante o eximente de muchos hechos punibles que hayan sido cometidos en un arrebato, llevando el sujeto por la inmensidad de su amor. Pero lo cierto es que el enamorado no depende de momentos ni acceso, sino que se halla instalado en un sentimiento que más bien se caracteriza por su persistencia y hasta obsesión. "Es que estaba enamorada" es otra de esas frases tan escuchadas que parece explicarlo todo, cualquier comportamiento. Conozco bastante a las mujeres que al cometer una infidelidad conyugal necesitan convencerse o creer de inmediato que se han enamorado del amante, como si eso la dignificara o la salvara.  Y así, se viene a ver el amor como una especie de catástrofe natural contra la que nada se puede, algo que "sobreviene" y ante lo que entregarnos y someternos a sus di…