Ir al contenido principal

Claudet.

Callada, solitaria y sin compañía.
Cruzas las calles de la ciudad por sitios desconocidos para el resto del mundo. Su proxima víctima, aquel capullo que le ha roto el corazón a una chica.
Solo necesita tiempo para que su víctima caiga rendido a sus pies, gracias a sus armas letales de mujer. Una vez que lo ha conseguido, solo le hace falta ver el dolor reflejado en sus ojos, ver como la sangre brota de alguna parte de su cuerpo.

La mayoría de personas la ven como una asesina, una psicopata... Pero los que de verdad la conocen saben que ella no es ninguna de esas cosas. Se llama Claudet (pronunciación francesa, se lee Clodet) y solo tiene 20 años, pero su corazón tiene casi las mismas heridas que una mujer de 50 años. Es niña huérfana desde que tenía 4 años, vivió con sus abuelos que murieron cuando ella tenía 12 y desde entonces se las ha tenido que apañar sola para poder sobrevivir en este mundo cruel.

Lo único que tiene verdaderamente claro es que la mujer es el ser más valioso del mundo y nada ni nada debe hacerle daño. Porque a nadie se le ocurriría robar la Gioconda u otros tesoros de gran importancia en el mundo...

Su única labor es hacer que los demás sufran por el daño que hacen a las mujeres. Cualquier signo de violencia contra ellas, será terriblemente castigado por Claudet, la viuda negra. Nadie sabe con es físicamente, solo sus víctima la han podido ver...

Simplemente queria deciros que, jamás os atreváis a hacerle daño a una mujer porque Claudet puede estar cerca, detrás de cualquier esquina, esperando a su próxima víctima. Y todo el hombre que cae en manos de Claudet... nunca sobrevive para contarlo.


Entradas populares de este blog

Sé feliz.

No te fíes de todos aquellos visionarios que hablen de la vida sin caballos galopando en su mirada. 

Ni escuches a quien no alce la vista de vez en cuando para mirarle las bragas a una estrella. No verás a ninguno de ellos llorando de emoción tras un orgasmo por una canasta sobre la bocina del eterno segundón. Sigue el ejemplo de los locos necesarios que se abrochan a la vida cuando quitan un botón, de los que encuentran a Dios al abrir tu cremallera. 

Síguelos a ellos. A los que piensan que solo el amor puede hacer que lo imposible se vuelva a repetir. A los poetas que saben que quien tiene un lápiz tiene un paraíso en el bolsillo. Sigue solo a esos. A los que buscan la hermosura en la niebla de un poema. A aquellos que cuando tocan una piel comprenden todo.

Y huye. Huye de quien tenga tanta razón que nunca tenga nada. De aquellos que jamás dudan, porque estarán mintiendo. Huye de quien no crea que un Lunes tiene un callejón hacia el Nirvana. De todo aquel que no considere que hay niños…

Y por eso esta letra te canto...

"Hoy me la crucé, con su agobio y sus prisas, que ya de temprano esa es su premisa.
Tobogán de emociones. Ahora sol, ahora sombra.
Y aunque el mundo te pide que seas superwoman, a veces caes a la lona.
Mujeres rotas, sin desconsuelo, siempre a merced del aguacero. Coraza en pecho y alma de mártir. Por fuera fuerte, por dentro frágil.
Y ten estudios. Cuida esos kilos de más. Y ten trabajo y no seas mala madre, que para ti esta despiadada sociedad pide el doble que otros hacen...
Son mujeres que caminan sin saber a donde caminar. Un refugio van buscando en la forma de un abrazo cuando ya no pueden más. Olvidaron de quererse que no hay tiempo para ti. Son tus sueños la utopía en un tren de cercanías que no va a parar aquí. Aun recuerdo cuando eramos chiquillos, esas tardes que hablabas del destino, donde no había ni planchas ni niños ni caminos malditos.
Y aunque sé que me quieres y te quiero, que culpable amor mío me siento."
Tino Tovar - Comparsa El Creador


Lo que Madrid me enseñó.

Odié la ciudad y sus prisas. Odié la ciudad y su cerveza (¿cómo puedes beber eso?). Odié el frío y la ciudad. Odié la ciudad y sus robos. Odié la ciudad y lo grande que esta era. Odié la ciudad y ella me hizo crecer, sobreviviendo. 
Hoy, echo la vista atrás y solo me queda sonreír por todo lo que he vivido. 
¿Siendo sincera? Ha sido un año perrísimo. He tenido días en los que abandonar era mi primera y única opción. He tenido días en los que el miedo me dejaba paralizada entre las cuatro paredes que forman mi habitación. He tenido tanto días de lágrimas que ya he olvidado los motivos por los que lloraba. 
Me quedo con todo el sufrimiento, los días malos y las lágrimas. Me quedo con todos los días en los que he deseado estar en casa, con los míos, cerca y no tan lejos. Me quedo con los días en cama, con fiebre, jaqueca o dolor de ovarios, esos días en los que no había nadie cerca que viniese a darme una pastilla (o un abrazo). Me quedo con su inseguridad, sus tres intentos de robos y …