Ir al contenido principal

#ImaginaÁlvaro

#ImaginaÁlvaro

Es sábado por la tarde y no tienes nada que hacer, deberías estudiar porque empiezan los examenes de final de trimestre, pero tampoco tienes muchas ganas. En la tele no echan nada interesante y ninguna de tus amigas pueden salir, en definitiva, estas terriblemente aburrida. De repente se te pasa por la cabeza una idea loca, ir al cine. El problema es que no te gusta mucho tener que ir sola, pero esta vez tampoco te importa mucho, con tal de salir de casa te da igual...
Miras la hora, son las 18:20, si te das un poco de prisa puede que te de tiempo entrar en la sesión de las 20:00. Te duchas, te viste con los vaqueros mas arreglados que tienes, una camiseta de London y tu chaqueta de cuero negra. Estas más que lista para salir, tampoco te has arreglado mucho, total vas sola.
De camino al cine piensas en la película que vas a ver. ¿Amanecer parte 2? Bah, esa ya la has visto y además no te apetece llorar. ¿Sinister? Ni de coña vas a entrar sola en una peli de miedo. ¿Fin? Te han dicho que es un poco mala... ¡¡NO TIENES NI IDEA DE QUE VAS A VER!!
Llegas al centro comercial y nada mas entrar te sale una sonrisa, la navidad está llegando. Todas las tiendas ya tienen los adornos de navidad puestos y encima suenan canciones que te ponen de buen humor. Llegas a la puerta del cine y ves que hay muchos grupos y parejas que tambien han decidido ir al cine hoy. Ver a tanta gente junta te hace sentir un poco mal, porque tu vas sola, pero bueno tampoco vas a dejar que una tontería asi te afecte. Miras las películas que hay y después de una rato, decides entrar a ver Skyfall, tampoco te llama mucho la atención pero al menos podrás desconectar un rato.
Te acercas a la taquilla y cuando vas a comprar la entrada alguien se te adelante y la pide antes. Es un chico moreno bastante guapo. En un primer momento te dispones a decirle algo, pero el se da la vuelta y te sonríe -Lo siento, pero es que la peli esta a punto de empezar- te dice. Tú le devuelves la sonrisa y le dices que no pasa nada, tampoco es para tanto. Ves como el chico se aleja corriendo hacia dentro, pobrecito se va a perder la peli.
Tú compras tu entrada y te vas tranquilamente para adentro. Cuando llegas a la sala 4 te das cuenta de que las luces ya están apagadas ¡¡Mierda las luces!! dices. Menos mal que hay un chaval que te va a llevar hasta tu sitio, le das tu entrada y él con una linternita busca tu sitio y te lo indica. Te abres paso entre las piernas de los que ya estaban sentados y por fín consigues llegar hasta tu asiento, te sientas.
Para tu sorpresa a tu lado derecho está el chico de las prisas que se coló en la taquilla, lo miras y sonríes. Él está muy entusiasmado en la película. Parece que él tambien ha venido solo, porque a su lado no hay nadie sentado (ni sentada). A tu izquierda hay una pareja muy pegajosa que no para de besuquearse, cosa que a tí termina molestandote (hacen mucho ruido).
De repente notas que él chico de la taquilla te está mirando, lo miras y ambos sonreís. El se acerca y te dice -Hola, perdona por lo de antes. Tú le contestas: -Tranquilo no pasa nada, llevabas mucha prisa. Él comienza a reir y vuelve a mirar a la pantalla.
Ese chico tiene algo que hace que no puedas dejar de mirarle, es muy guapo y su sonrisa hace que te entren cosquillas en el estómago.
Sigues "viendo la película", la verdad es que no te interesa nada pero bueno.... De vez en cuando miras al chico pero sin darte cuenta, te quedas mirando fijamente durante un rato. La pareja que tienes a tu lado no para de molestar hasta que el chico sin querer le da un golpe a la coca cola que tenía en el reposa brazos y la derrama sobre tí. Tu te asustas y te inclinas hacia la derecha, sin querer le das un golpe al chico de la taquilla.
-Perdona, lo siento, es que me han derramado una coca cola- le dices avergonzada. Te levantas algo enfadada y sales de la sala en busca del baño para limpiarte. Estas en el baño limpiandote y maldiciendo a los tortolitos cuando se abre la puerta. -¿Estás bien?-oyes que alguien te pregunta.
Es el chico de la taquilla. -Sí tranquilo solo es una mancha, se quita con agua.
-Me alegro, por cierto, me llamo Álvaro y tu te llamas....
Te presentas y vuelves con el a la sala para seguir viendo la película. Os sentaís y despues de que la pareja te pidiese perdon continúas viendo la película. Algo en tu interior hizo que inclinaras la cabeza hacia un lado, rozando el hombre de Álvaro. Este al ver que habías puesto tu cabeza sobre su hombro, te besó la cabeza y apoyó la suya sobre la tuya....

Y así fue como sin querer tropezaron vuestros amores...

Entradas populares de este blog

Sé feliz.

No te fíes de todos aquellos visionarios que hablen de la vida sin caballos galopando en su mirada. 

Ni escuches a quien no alce la vista de vez en cuando para mirarle las bragas a una estrella. No verás a ninguno de ellos llorando de emoción tras un orgasmo por una canasta sobre la bocina del eterno segundón. Sigue el ejemplo de los locos necesarios que se abrochan a la vida cuando quitan un botón, de los que encuentran a Dios al abrir tu cremallera. 

Síguelos a ellos. A los que piensan que solo el amor puede hacer que lo imposible se vuelva a repetir. A los poetas que saben que quien tiene un lápiz tiene un paraíso en el bolsillo. Sigue solo a esos. A los que buscan la hermosura en la niebla de un poema. A aquellos que cuando tocan una piel comprenden todo.

Y huye. Huye de quien tenga tanta razón que nunca tenga nada. De aquellos que jamás dudan, porque estarán mintiendo. Huye de quien no crea que un Lunes tiene un callejón hacia el Nirvana. De todo aquel que no considere que hay niños…

Y por eso esta letra te canto...

"Hoy me la crucé, con su agobio y sus prisas, que ya de temprano esa es su premisa.
Tobogán de emociones. Ahora sol, ahora sombra.
Y aunque el mundo te pide que seas superwoman, a veces caes a la lona.
Mujeres rotas, sin desconsuelo, siempre a merced del aguacero. Coraza en pecho y alma de mártir. Por fuera fuerte, por dentro frágil.
Y ten estudios. Cuida esos kilos de más. Y ten trabajo y no seas mala madre, que para ti esta despiadada sociedad pide el doble que otros hacen...
Son mujeres que caminan sin saber a donde caminar. Un refugio van buscando en la forma de un abrazo cuando ya no pueden más. Olvidaron de quererse que no hay tiempo para ti. Son tus sueños la utopía en un tren de cercanías que no va a parar aquí. Aun recuerdo cuando eramos chiquillos, esas tardes que hablabas del destino, donde no había ni planchas ni niños ni caminos malditos.
Y aunque sé que me quieres y te quiero, que culpable amor mío me siento."
Tino Tovar - Comparsa El Creador


Lo que Madrid me enseñó.

Odié la ciudad y sus prisas. Odié la ciudad y su cerveza (¿cómo puedes beber eso?). Odié el frío y la ciudad. Odié la ciudad y sus robos. Odié la ciudad y lo grande que esta era. Odié la ciudad y ella me hizo crecer, sobreviviendo. 
Hoy, echo la vista atrás y solo me queda sonreír por todo lo que he vivido. 
¿Siendo sincera? Ha sido un año perrísimo. He tenido días en los que abandonar era mi primera y única opción. He tenido días en los que el miedo me dejaba paralizada entre las cuatro paredes que forman mi habitación. He tenido tanto días de lágrimas que ya he olvidado los motivos por los que lloraba. 
Me quedo con todo el sufrimiento, los días malos y las lágrimas. Me quedo con todos los días en los que he deseado estar en casa, con los míos, cerca y no tan lejos. Me quedo con los días en cama, con fiebre, jaqueca o dolor de ovarios, esos días en los que no había nadie cerca que viniese a darme una pastilla (o un abrazo). Me quedo con su inseguridad, sus tres intentos de robos y …