Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

Hace un año que todo empezó...

Parece que fue ayer cuando comenzó todo, un camino (esperemos que sin fin) acompañada de las mejores. En un año me han pasado tantas cosas que perdería todo el tiempo del mundo si las cuento una a una; solo sé que he tenido tiempo de darme cuenta que soy una chica muy afortunada. También he aprendido que siendo como yo soy realmente voy a conseguir más que si finjo ser alguien que no soy, está más que comprobado. Y que en este poco tiempo (un año) he descubierto nuevas fuentes de felicidad, que se basan en abrazos y palabras bonitas con personas casi desconocidas.
Si me llegan a contar esto hace un año, ni yo misma me lo hubiese creído, la verdad, y mira que soy una lunática.
Porque en el libro de la vida (la vida de Lunática, claro está) todavía me quedan muchos capítulos por escribir, así que no consideréis que esto supone un punto y a parte. Para nada. Este momento supone un punto y seguido... sé que llegaran más momento así y que siempre los podré compartir con vosotros, pequeños ca…

Lo parece, pero no lo es.

Caía en la cama suavemente mientras él le quitaba sus medias negras. Si ese tipo de amor era pecado, ambos tenían su lugar reservado en el infierno. 

Sentía sus manos frías sobre su espalda, el cosquilleo de la barba sobre su cuello, mientras agarraba fuertemente la almohada. Se pudo recoger el pelo con agilidad, mientras se daba la vuelta para encontrarse con su cara a escasos centímetros.
Volvían los besos en el cuello mientras ella, mordiéndose el labio, sonreía a la luna. Le acariciaba el pelo, no había nada que le gustase más en el mundo que acariciarle el pelo mientras él le sonreía. Sentía escalofríos de placer, sonreía cerrando los ojos. Trabajosamente ella pasaba sus manos por su espalda, era grande. La luna les sonreía. Sus manos comenzaban un recorrido sin fin que terminaban... abrazados. 
Se enredaban en besos infinitos, entrelazando sus almas, compartiendo el mismo sentimiento. La sonrisa en mitad del beso era algo obligatorio, para que todo fuera perfecto. Sabina como banda …