Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

La rosa.

Sobre el planeta del Principito hubo siempre flores simples que ni ocupaban lugar ni molestaban a nadie. Aparecían y desaparecían. Pero un día apareció una briznilla que no se parecía a las otras, el tiempo y el cuidado que se tomó antes de hacer su primera aparición despertó en el Principito una expectación enorme. Era conmovedoramente bella, la cuidaba, regaba y abrigaba en las noches frías.
Un día el Principito marchó de viaje a otros planetas, en uno de ellos, tras haber pasado multitud de dificultades encontró un camino que le condujo hasta un jardín de rosas idénticas a la suya. En ese momento descubrió que su rosa no era única en el universo, sino una rosa más, una rosa ordinaria. Entonces cayó en la cuenta de que con una rosa ordinaria y tres pequeños volcanes (uno quizás extinguido para siempre), no se podía considerar un gran príncipe. 
Y, tendido en la hierba, lloró.
Al rato, se dio cuenta de que esas rosas no eran iguales a la suya y les dijo: - No son nada, ni en nada se pare…

Kids.

Y fue en ese momento cuando me di cuenta, ya era demasiado tarde....

Todas esas noches sentada en la ventana esperando, no sirviendo de nada, solo para aprender algo de astronomía. Todos esos días aprovechados al máximo quedaron atrás, todos esos años de felicidad fácil se fueron como se van los trenes de la estación a su hora.

He crecido, ya no soy una niña. Por mucho que espere en la ventana, lo único que voy a conseguir es un buen resfriado. Soy demasiado grande, peso demasiado para que la sombra de Peter venga a llevarme a Nunca Jamás, también tengo el culo demasiado grande como para entrar por una madriguera y por supuesto, en mi armario solo hay ropa, nada de portales, ni puertas, ni agujeros que me lleven a otros mundos.

Ni la niñera que contrate para mis hijos me podría ayudar a volver a ser una niña para siempre. Siempre he tenido miedo de despertar y que mis ropas de princesa no me estuviesen bien, que mis zapatos se hubiesen quedado pequeños, que ninguna de mis tiaras se aj…

1 velas más en la tarta.

Sorpresas. Recuerdos. Felicitaciones. Abrazos. Sonrisas. Besos. Regalos. Buena compañía.
Bailaba sin música. Saltaba entre la multitud. Sonreía al verse reflejada en la mirada de la gente. Abrazaba sin importar quien fuese. Aguantaba las lágrimas de felicidad. Se sonrojaba tan a menudo que pareció un tomate durante todo el día. Cantaba a voces en viajes tan cortos que apenas podía pestañear. La felicidad le había agarrado de las manos
Se dio cuenta de que aquellas personas que la rodeaban eran buenas, muchísimo más buenas de lo que ya pensaban. Por fin, había encontrado un sitio donde se sentía muy bien, después de 19 años... 
Porque cumplir años no es nada malo. Si se tienen que notar, que se noten las arrugas de haber reído mucho, de esos ataques de risa sin motivos, de esas sonrisas que dedicas a los tuyos. 
En estos 19 años han ido y venido tantas personas que puedo asegurarte que he olvidado a mucha gente pero también me acuerdo a diario de otras muchas. Han pasado por mi vida pe…

Le falta valentía.

'Tenía mil cosas en la cabeza, pero solo un nombre.'
Se fue a dar un paseo, sola, por el centro de la ciudad. Caminaba despacio, observando cada detalle que la rodeaba. Las calles, las personas, las casas, los perros, los coches, los turistas que fotografiaban monumentos.. miraba todo, sin dejar nada atrás. Desconectada de la realidad, dejándose llevar.
Esta vez decidió cambiar el camino que hacia cuando salia a pasear y perderse por calles que no había pisado nunca. Descubrió calles abarrotadas y calles tan solitarias que podía escuchar el latido de su propio corazón haciendo eco en las paredes. 
"A ti, que quizás nunca leas esto, te mentiría si dijese que no te busco. Te mentiría si no admitiese que me pongo nerviosa cuando me hablas. Te mentiría si dijese que no me gusta mirarte cuando no te das cuenta. Te mentiría si dijese que todo esto es mentira. Admito que me gusta tu sonrisa, tu aire misterioso y mirada, cuando piensas que no me doy cuenta que me estas mirando. Ad…