Ir al contenido principal

Las cosas claras y el chocolate espeso.

Pasamos la vida huyendo. 

Huimos de los problemas, de la crisis, de la tristeza, del frío, de la soledad... o al menos lo intentamos. 

Nos gusta la autodestrucción, comer del árbol prohibido y pisar los jardines después de leer la señal de no pisar. Nos gusta desear lo que más daño nos hace y cuando estamos en el borde del precipicio huimos sin mirar atrás en busca de otro pecado que cometer, todo esto si nos da tiempo... quizás seamos estúpido y caigamos.

Huimos de las peleas, de los enfados, de las resacas, de los desamores, de las amistades rotas, del peligro... del amor. 

Cuando sabemos que hay mierda a nuestro alrededor nos gusta pensar más allá, donde todo va bien, sin mirar cerca. No queremos ver las cosas tal y como son, hasta que nos lo muestran ¿qué pasa después? Pues que no sabemos como enfrentarnos a ello y huimos... buscamos mil y una excusas, hasta el punto en que ni nosotros mismos recordamos el verdadero motivo. 

Queremos oír la verdad, nada de indirectas y rodeos, al grano. Pero yo me pregunto ¿para que quieres la verdad? Si al fin y al cabo cuando la sepas vas a huir, con el rabo entre las piernas...

Sí, yo también he huido mil veces y aun me quedan fuerzas para seguir huyendo de todas esas cosas que no me gustan pero también me he quedado quieta, enfrentándome. ¿Qué ha pasado después? Pues sí, me has puesto una excusa, después otra y así hasta que me he visto obligada a huir porque la manzana estaba podrida y los gusanos empezamos a entrarme en la boca...  

Esta vez me prometí no poner excusas, y así ha sido... simplemente he salido corriendo. Apagando el teléfono y haciéndome la sorda, olvidando como te llamas y como me siento al oír tu nombre. Esta vez he huido antes de que el caos me cogiese de la mano, o eso pensaba yo, cuando me di cuenta había venido corriendo tras de mi y me ha abrazado más fuerte que nunca... los golpes no son continuos pero son bajos, por debajo de las rodillas donde duelen. 

Vamos cariño, coge todos los tickets (todo mi amor) y llévatelos... para que los necesito. Tirarnos ceniceros a la cara, sillas por la ventana y lámparas rotas, fotos quemadas y cartas que quedaron a medio escribir, que más da... soy un desastre. He sido paciente, he sido comprensiva pero el infierno está llamando a la puerta de mi casa, debo dejar de cometer siempre los mismos errores porque al final no tendré perdón...


Voy a seguir sonriendo... 

Entradas populares de este blog

Sé feliz.

No te fíes de todos aquellos visionarios que hablen de la vida sin caballos galopando en su mirada. 
Ni escuches a quien no alce la vista de vez en cuando para mirarle las bragas a una estrella. No verás a ninguno de ellos llorando de emoción tras un orgasmo por una canasta sobre la bocina del eterno segundón. Sigue el ejemplo de los locos necesarios que se abrochan a la vida cuando quitan un botón, de los que encuentran a Dios al abrir tu cremallera. 


Síguelos a ellos. A los que piensan que solo el amor puede hacer que lo imposible se vuelva a repetir. A los poetas que saben que quien tiene un lápiz tiene un paraíso en el bolsillo. Sigue solo a esos. A los que buscan la hermosura en la niebla de un poema. A aquellos que cuando tocan una piel comprenden todo.


Y huye. Huye de quien tenga tanta razón que nunca tenga nada. De aquellos que jamás dudan, porque estarán mintiendo. Huye de quien no crea que un Lunes tiene un callejón hacia el Nirvana. De todo aquel que no considere que hay niños…

Y por eso esta letra te canto...

"Hoy me la crucé, con su agobio y sus prisas, que ya de temprano esa es su premisa.
Tobogán de emociones. Ahora sol, ahora sombra.
Y aunque el mundo te pide que seas superwoman, a veces caes a la lona.
Mujeres rotas, sin desconsuelo, siempre a merced del aguacero. Coraza en pecho y alma de mártir. Por fuera fuerte, por dentro frágil.
Y ten estudios. Cuida esos kilos de más. Y ten trabajo y no seas mala madre, que para ti esta despiadada sociedad pide el doble que otros hacen...
Son mujeres que caminan sin saber a donde caminar. Un refugio van buscando en la forma de un abrazo cuando ya no pueden más. Olvidaron de quererse que no hay tiempo para ti. Son tus sueños la utopía en un tren de cercanías que no va a parar aquí. Aun recuerdo cuando eramos chiquillos, esas tardes que hablabas del destino, donde no había ni planchas ni niños ni caminos malditos.
Y aunque sé que me quieres y te quiero, que culpable amor mío me siento."
Tino Tovar - Comparsa El Creador


SOY

Si pienso solo en mí soy egoísta y si pienso en los demás soy tonta.  Si me enamoro soy una pobre crédula pero si no me enamoro una fría de mierda estirada. Si siempre digo la verdad soy borde, de lo contrario una hipócrita y falsa. Si digo que sí soy puta pero si digo que soy una una frígida anticuada. Si solo estoy con una persona soy una sosa y conservadora, pero si salgo con varios una perra caliente. No tengo personalidad si soy dependiente pero soy muy lanzada y alocada por intentar ser la más independiente.  Soy una cachonda porque miro hombre, pero una lesbiana si no los miro.  Si hablo de sexo soy una insaciable y si no, una mal follada. Llámame insaciable. Si soy seria, una amargada y si sonrío una fresca cualquiera. Por favor, considerame una fresca cualquiera. 

Soy tonta porque me preocupan más lo demás que yo misma, una fresca cualquier porque me paso todo el día sonriendo. Me gusta hablar de sexo y practicarlo muchas veces, todo lo que pueda. Soy gordita, insegura, tími…