Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

MAKTUB.

Hay muchas cosas en mi vida que no tengo claras, empezando por el ahora, no sé siquiera que voy a hacer dentro de media hora y siguiendo por el mañana, ¿qué será de mi vida? ¿Qué me depara el futuro?
El pasado, a veces, es dolor. Son espinitas que se clavan más cada vez que lo recuerdas, momentos que viene a tu cabeza como fantasmas que se quedan a vivir contigo y te atormentan. Sin embargo, otras muchas veces, ese pasado es alegría. Sonrisas que se dibujan en tu cara gracias a esos vivos recuerdos que se mantienen en tu mente y te niegas a que se pierdan. Llegas a recordar cada palabra, cada gesto, mirada e incluso cada brisa que aire que conlleva ese recuerdo, porque es algo bueno.
Los recuerdos malos, esas espinitas, son difusas pero dolorosas aunque queda todo compensado con la nitidez y claridad de los buenos recuerdos.
A lo que yo iba, no he venido aquí a hablar de recuerdos sino de realidades.
Soy del tipo de personas que no cree en el destino, pero tampoco cree en las casualidad…

Elijo vivir.

"No quiero perder la oportunidad de vivir de verdad, no quiero perder la oportunidad de ser valiente... decir que sí."
Solo tenemos una vida y creo que deberíamos vivir como lo que es, algo único que jamás se va a repetir. 
El tiempo es lo único que no recuperaremos jamás, cada segundo que pasa es un segundo más que queda en el pasado, en el recuerdo, atrás. 
No valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos y con la vida también nos ocurre eso, solo que perder la vida es algo muy serio. Perder oportunidades es algo malo, pero bueno, sin preocuparse más de la cuenta porque vendrán mas... con la vida no podemos esperar tanto.
¿Quién te asegura que lo no hagas hoy lo harás mañana? Quizás todo acabe en este mismo instante. No me refiero a que vayas a morir, me refiero a situaciones simples de la vida como una relación, una amistad, una aventura que estés viviendo... cualquier cosa.
Valorarse porque sino nadie lo hará. Quererse porque nadie lo hará mejor que tu mismo. Cree en tí…

Miedos, olvidos, recuerdos y mudanzas.

Estoy enterrada entre cajas y bolsas, ropa y zapatos, sonrisas, lágrimas y recuerdos. 

No me gustan las mudanzas porque siempre acabo perdiendo algo, ya sabemos que soy un desastre. Hay ocasiones en las que no pierdo nada si no que lo dejo atrás, hago de tripas corazón y lo olvido; también pierdo cosas por culpa del destino. 
Cada verano dejo atrás a personas y recuerdos que no me hacen bien, quedan en el recuerdo pero no cargo con ellas. ¿Recuerdas ese verano? Ambos dejamos cosas atrás, corazones rotos, sonrisas olvidadas y una luna maldita... 
En mi última mudanza dejé a mucha gente detrás, ni corazón ni razón, no me costó trabajo porque eran personas tóxicas, relaciones que me consumían y no hacían bien a nadie. Me alegro tanto haber dejado esas cosas atrás... he encontrado un gran tesoro en el lugar en el que ahora me encuentro. 
Quizás sea hora de que mi cuerpo se acostumbre a las mudanzas, ya que una vez al años me tocará recoger mis cosas y trasladarlas a otro sitio, sea mi casa o …