Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Corazones rotos.

Pensé que se había ido, mamá. Ido de verdad. Todo ese tiempo, esa lista que hice sobre las cosas que le diría, si tuviese que darle una segunda oportunidad.
Ahora él esta bien, y yo estoy feliz porque esté bien. Pero yo todavía estoy estancada, estancada en esa lista.
Están todos esos pensamientos, todos esos sentimientos,  que no dejan de dar vueltas por mi cabeza, cada vez que le veo.
Quiero poder confiar en él de nuevo. Solo empezar de cero. Pero tú tienes razón, mamá, la gente no cambia.

Ella y Aria Montgomery - Pretty Little Liars 

La cuestión es pensar.

Otro viaje mas, la misma rutina.

Buscar un asiento, evitar que cualquiera se siente a tu lado y evadirte de todo lo que hay a tu alrededor.  

Te sueles quedar dormida pero tienes un reloj interno que hace que te despiertes siempre a tiempo, llámalo casualidad.



Paisajes veraniegos, la sierra no hay playa. Montes marrones con pinceladas de amarillos y verdes.. el sol te deslumbra y cierras la cortina aunque odias no poder ver que hay mas allá. 

Casas blancas en pueblos pequeños, tan típicas del lugar... vas en dirección correcta. No te gusta que te molesten así que evitas el contacto visual con todo el que haya a tu alrededor. 

Piensas en todo, no piensas en nada pero la cuestión es pensar. Te vuelves a quedar dormida, esta vez es un duermevela que mezcla la realidad con el sueño... una canción te despierta, automáticamente te has acordado de algo y sonríes. A veces te gustaría verte como te ven los demás, una chica sola viajando en bus que sonríe sin motivos, aparentes.


Tu imaginación vuela …

Desde Italia con amor...

T.- Hablemos de los tipos de manzanas, me gusta. A mí me gustan las verdes.
N.-A mí las rojas. Siempre comeré manzanas rojas, supongo que me gusta sucumbir a la prohibición… tentar a la suerte, algún día podría morder la manzana equivocada, la que tiene el veneno. - A mí las verdes, porque son las típicas que nadie se atreve a comer por miedo a que no estén maduras. Pero simplemente hay que darles una oportunidad, probarlas y seguro que después no te arrepientes de haberlo hecho. - Nunca te arrepientas de lo que has hecho porque vas a tener que cargar con el arrepentimiento. - Siempre hay algo de lo que arrepentirse, eso es así. Creo que el problema de las verdes no es que sean inmaduras, sino inseguras. No confían en ellas mismas, por eso a veces saben cómo si no estuvieran maduras, porque ellas mismas no se creen que lo sean. - Las rojas, sin embargo, viven esperando que alguien las muerda, seguras de si mismas porque saben que todos confían más en ellas que en las verdes… al fin y al ca…