Ir al contenido principal

Para mí...

"En realidad nunca valoras lo que tienes hasta que lo pierdes. Y cuánta razón en ello, cuando hace apenas 2 minutos se me estaba reflejando en la mente tan sobre saturada que tengo, estos dos últimos meses de existencia, esa misma sentencia. 
Que cuándo has estado dentro de la zona de confort que ciertas persona te producían y te permitían, te valoraban, y daban valor a tus ideas, a tu forma de crear, a tu forma de aportar, y luego te encuentras metida en otra zona totalmente distinta, golpea. Te golpea fuerte"
-Lo que te estaba contando.



"Y es que hoy soy yo la que se encuentra en esa zona de confort, soy yo la que tiene miedo de perder algo aún sabiendo valorarlo".- Es normal, no vamos a engañarnos, cualquiera tendría miedo. Después de todo lo vivido, el más mínimo atisbo de fracaso hace temblar toda la estructura. Tienes miedo porque te has expuesto a un selecto público, tal y como eres. Has mostrado tus carencias y virtudes, tus excentricidades y tus miedos, sobretodo tus miedos.

La prueba de confianza está en marcha, aunque quizás no haya que tener miedo y dejarse llevar... pensar que todo irá bien, no siempre tiene que salir mal la cosa. Pase lo que pase, disfruta. Porque bien sabes que la vida es tan puñetera que cuando le conviene empieza a dar vueltas y a girar. Pone tu mundo patas arribas sin que tengas tiempo de sostener los libros sobre la mesa. Que las hojas del calendario pasan muy rápido y cuando una persona te está dedicando su tiempo, es lo más valioso que puede hacer por ti. Ese tiempo no lo va a recuperar. Ni tu tampoco vas a recuperar el tuyo, por eso piensa a quien se lo dedicas. 

En este caos de palabras, ideas y sentimientos te recuerdo que la vida te enseña (en pasado, presente y futuro) cosas muy valiosas. Muchas de ellas, las más importantes, no las entenderás hasta que no te veas involucrada hasta los ojos de miope que tienes, hasta que la mierda no llegue arriba y todo te supere. Entonces, la vida te maltratará, te dará una bofetada. En ese momento vas a crecer, y llorar. Pero te habrás hecho más sabia. Y paciente. Y fuerte. Valorarás lo que tienes, sobretodo eso... valorar. Aunque claro, muchas veces, ese aprendizaje, sea sobre la cosa (o persona) que sea, puede que no llegue a tiempo y hayas perdido. Pero has aprendido.


Porque querida, puedo asegurarte que nadie camina por la vida sin haber pisado en falso, sin haber sentido el dolor de las espinas que tenían las rosas que te regalaron o el amor... Tú, que eres de comerte la cabeza por los errores que has cometido, incluso por los que han cometido otros. Tú, que eres una persona con miedo a tropezar con esa maldita piedra que parece que llevas atada a la pierna porque siempre aparece cuando menos lo esperas, y lo necesitas. Debo recordarte que la vida son solo momentos, no minutos, que forman parte de nuestra historia... y la tuya es una historia muy interesante. Me veo en la necesidad de recordarte eso que tú misma insistes a los demás, pero pocas veces te aplicas: 

Lucha por lo que quieres, no tengas miedo de la caída. 
Si te caes, podrás ver el mundo desde otro punto de vista. 

Ama a quien tengas que amar, solo como tu sabes hacerlo.
Sin excusas, ni miedos. Con ganas.

El pasado quedó atrás y el futuro aun no ha llegado.
Mira a tu alrededor y no te pierdas nada de lo que está pasando.

No te quedes con lo fácil por miedo a equivocarte.

Ante todo, nunca dejes de soñar... ni de reírte.
Porque es lo que te hace diferente, más o menos especial que el resto.
Porque no hay muchas más como tú.


Porque muchas veces caemos en el error de no ser felices, de no saber valorar.

Porque la vida es eso que pasa deprisa y a veces, te satura. Quizás, aprendiendo a valorar nunca tengas que lamentarte por haber perdido algo sin haberlo llegado a valorar. Porque los golpes forman parte de este circo, te hacen más fuerte y gracias a ellos, hoy eres capaz de reírte de tu sombra. Porque luchar es esencial, sobretodo para personas como tú... soñadoras. 

Se está haciendo tarde pero antes de irme me gustaría darte las gracias porque me has dedicado tu tiempo y eso nunca te lo podré devolver. Necesitaba hablar contigo, una conversación de tú a tú, a solas. Hacía tiempo que no teníamos una. Yo al menos, la necesitaba. 
Quizás, mis palabras caigan en el olvido o sean como cuchillos cuando te sientas triste, pero te conozco muy bien y sé que alguna consecuencia positiva tendrán. Sé que sientes que la vida es demasiado grande y tu eres demasiado pequeña, pero eso es pasajero... piensa que has emprendido una nueva aventura y son muchas las cosas que estas descubriendo. Eres grande, no solo por el tamaño de tus pechos, sino por el de tu corazón... y eso no lo debes olvidar nunca. Agradece a la vida todo lo que quieras, pero son los demás los que te agradecemos a ti que seas como eres. 
Yo quizás, ya no esté contigo... hace un tiempo que me fui, quizás nuestra relación no fue como hubiésemos querido que fuera pero siento mucho orgullo cuando te veo... sea donde sea.


Buenas noches, 
no dejes de sonreír, no quiero que mi estrella deje de brillar.




Entradas populares de este blog

Sé feliz.

No te fíes de todos aquellos visionarios que hablen de la vida sin caballos galopando en su mirada. 

Ni escuches a quien no alce la vista de vez en cuando para mirarle las bragas a una estrella. No verás a ninguno de ellos llorando de emoción tras un orgasmo por una canasta sobre la bocina del eterno segundón. Sigue el ejemplo de los locos necesarios que se abrochan a la vida cuando quitan un botón, de los que encuentran a Dios al abrir tu cremallera. 

Síguelos a ellos. A los que piensan que solo el amor puede hacer que lo imposible se vuelva a repetir. A los poetas que saben que quien tiene un lápiz tiene un paraíso en el bolsillo. Sigue solo a esos. A los que buscan la hermosura en la niebla de un poema. A aquellos que cuando tocan una piel comprenden todo.

Y huye. Huye de quien tenga tanta razón que nunca tenga nada. De aquellos que jamás dudan, porque estarán mintiendo. Huye de quien no crea que un Lunes tiene un callejón hacia el Nirvana. De todo aquel que no considere que hay niños…

Y por eso esta letra te canto...

"Hoy me la crucé, con su agobio y sus prisas, que ya de temprano esa es su premisa.
Tobogán de emociones. Ahora sol, ahora sombra.
Y aunque el mundo te pide que seas superwoman, a veces caes a la lona.
Mujeres rotas, sin desconsuelo, siempre a merced del aguacero. Coraza en pecho y alma de mártir. Por fuera fuerte, por dentro frágil.
Y ten estudios. Cuida esos kilos de más. Y ten trabajo y no seas mala madre, que para ti esta despiadada sociedad pide el doble que otros hacen...
Son mujeres que caminan sin saber a donde caminar. Un refugio van buscando en la forma de un abrazo cuando ya no pueden más. Olvidaron de quererse que no hay tiempo para ti. Son tus sueños la utopía en un tren de cercanías que no va a parar aquí. Aun recuerdo cuando eramos chiquillos, esas tardes que hablabas del destino, donde no había ni planchas ni niños ni caminos malditos.
Y aunque sé que me quieres y te quiero, que culpable amor mío me siento."
Tino Tovar - Comparsa El Creador


Lo que Madrid me enseñó.

Odié la ciudad y sus prisas. Odié la ciudad y su cerveza (¿cómo puedes beber eso?). Odié el frío y la ciudad. Odié la ciudad y sus robos. Odié la ciudad y lo grande que esta era. Odié la ciudad y ella me hizo crecer, sobreviviendo. 
Hoy, echo la vista atrás y solo me queda sonreír por todo lo que he vivido. 
¿Siendo sincera? Ha sido un año perrísimo. He tenido días en los que abandonar era mi primera y única opción. He tenido días en los que el miedo me dejaba paralizada entre las cuatro paredes que forman mi habitación. He tenido tanto días de lágrimas que ya he olvidado los motivos por los que lloraba. 
Me quedo con todo el sufrimiento, los días malos y las lágrimas. Me quedo con todos los días en los que he deseado estar en casa, con los míos, cerca y no tan lejos. Me quedo con los días en cama, con fiebre, jaqueca o dolor de ovarios, esos días en los que no había nadie cerca que viniese a darme una pastilla (o un abrazo). Me quedo con su inseguridad, sus tres intentos de robos y …