Ir al contenido principal

Uno de siete.

Uno de siete 

Son los días malos que podemos tener durante la semana. Habrá quien con un poco de suerte o una mentalidad más activa tenga uno de treinta y uno. ¡Vaya suerte! Pero en mi caso quizás sea uno de siete o uno de catorce (un día malo entre dos semanas).

Hoy ha sido unos de esos días en los que mantienes tu mente positiva y te propones a ti misma llevarlo lo mejor que puedas, que por muchas cosas que salgan mal nada te afectará lo suficiente. Y así fue, amigos. Nada me afectó a pesar de todas las pequeñas cosas malas que me han ido ocurriendo a lo largo del día, esos detalles que a una persona tan emocionalmente sensible como yo le afectan. Pero no permití que nada arruinase mi propósito, hasta que el día terminó y me vine abajo. Tengo derecho y motivos suficientes para dejar salir una o dos lágrimas después del agotador día que viví. Hoy me ha tocado luchar sola, sin ayuda, pero con coraje. Enfrentarme a situaciones a las que anteriormente no me había enfrentado y conseguir pequeños progresos en mí que nunca antes había conseguido. Siento que hoy he crecido un poco más que ayer pero también estoy más agotada que ayer. 

Porque la vida está repleta de pequeños detalles que nos hace sentir más vivos:
Un paseo por el campo un día de Marzo. El abrazo de bienvenida en la terminal de un aeropuerto. La vuelta a casa después de clase. La hora del recreo. Un polvo de reconciliación. Ese poema que sin nombre sientes que ha sido escrito para ti. Ese beso robado un domingo por la mañana. La moneda de la suerte que encuentras tirada en la calle. Las hojas secas por la calle que pisas en pleno otoño. 
Pero todo paseo por el campo trae un frío invierno a su espalda. Porque el abrazo de bienvenida tarde o temprano traerá el abrazo de despedida en la misma terminal. Al final del andén un adiós con la miel en los labios. Porque para poder volver a casa primero te has tenido que ir. Porque para que haya polvo de reconciliación primero vinieron los gritos y las caras largas. Porque si has encontrado una moneda de la suerte, alguien ha perdido esa moneda, alguien ha perdido un poco de suerte ese día. Porque las hojas secas dan paso a ese invierno frío que carga la primavera a sus espaldas... 

Hay poemas de amor y canciones que duelen. Hay tormentas que avisan y aviones que no. Hay abrazos que curan y no los receta un doctor. Y luego estas tu, mojandolo todo de calma, tatuando tu risa en mi espalda... 


Hay días en los que la música comienza a tener sentido pero también los hay en los que no entendemos ni nuestras propias palabras... Y te pregunté: ¿qué has visto en mi? - Una flor en mitad del desierto... -contestaste tu.


Entradas populares de este blog

Sé feliz.

No te fíes de todos aquellos visionarios que hablen de la vida sin caballos galopando en su mirada. 
Ni escuches a quien no alce la vista de vez en cuando para mirarle las bragas a una estrella. No verás a ninguno de ellos llorando de emoción tras un orgasmo por una canasta sobre la bocina del eterno segundón. Sigue el ejemplo de los locos necesarios que se abrochan a la vida cuando quitan un botón, de los que encuentran a Dios al abrir tu cremallera. 


Síguelos a ellos. A los que piensan que solo el amor puede hacer que lo imposible se vuelva a repetir. A los poetas que saben que quien tiene un lápiz tiene un paraíso en el bolsillo. Sigue solo a esos. A los que buscan la hermosura en la niebla de un poema. A aquellos que cuando tocan una piel comprenden todo.


Y huye. Huye de quien tenga tanta razón que nunca tenga nada. De aquellos que jamás dudan, porque estarán mintiendo. Huye de quien no crea que un Lunes tiene un callejón hacia el Nirvana. De todo aquel que no considere que hay niños…

Y por eso esta letra te canto...

"Hoy me la crucé, con su agobio y sus prisas, que ya de temprano esa es su premisa.
Tobogán de emociones. Ahora sol, ahora sombra.
Y aunque el mundo te pide que seas superwoman, a veces caes a la lona.
Mujeres rotas, sin desconsuelo, siempre a merced del aguacero. Coraza en pecho y alma de mártir. Por fuera fuerte, por dentro frágil.
Y ten estudios. Cuida esos kilos de más. Y ten trabajo y no seas mala madre, que para ti esta despiadada sociedad pide el doble que otros hacen...
Son mujeres que caminan sin saber a donde caminar. Un refugio van buscando en la forma de un abrazo cuando ya no pueden más. Olvidaron de quererse que no hay tiempo para ti. Son tus sueños la utopía en un tren de cercanías que no va a parar aquí. Aun recuerdo cuando eramos chiquillos, esas tardes que hablabas del destino, donde no había ni planchas ni niños ni caminos malditos.
Y aunque sé que me quieres y te quiero, que culpable amor mío me siento."
Tino Tovar - Comparsa El Creador


SOY

Si pienso solo en mí soy egoísta y si pienso en los demás soy tonta.  Si me enamoro soy una pobre crédula pero si no me enamoro una fría de mierda estirada. Si siempre digo la verdad soy borde, de lo contrario una hipócrita y falsa. Si digo que sí soy puta pero si digo que soy una una frígida anticuada. Si solo estoy con una persona soy una sosa y conservadora, pero si salgo con varios una perra caliente. No tengo personalidad si soy dependiente pero soy muy lanzada y alocada por intentar ser la más independiente.  Soy una cachonda porque miro hombre, pero una lesbiana si no los miro.  Si hablo de sexo soy una insaciable y si no, una mal follada. Llámame insaciable. Si soy seria, una amargada y si sonrío una fresca cualquiera. Por favor, considerame una fresca cualquiera. 

Soy tonta porque me preocupan más lo demás que yo misma, una fresca cualquier porque me paso todo el día sonriendo. Me gusta hablar de sexo y practicarlo muchas veces, todo lo que pueda. Soy gordita, insegura, tími…