Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Lo que Madrid me enseñó.

Odié la ciudad y sus prisas. Odié la ciudad y su cerveza (¿cómo puedes beber eso?). Odié el frío y la ciudad. Odié la ciudad y sus robos. Odié la ciudad y lo grande que esta era. Odié la ciudad y ella me hizo crecer, sobreviviendo. 
Hoy, echo la vista atrás y solo me queda sonreír por todo lo que he vivido. 
¿Siendo sincera? Ha sido un año perrísimo. He tenido días en los que abandonar era mi primera y única opción. He tenido días en los que el miedo me dejaba paralizada entre las cuatro paredes que forman mi habitación. He tenido tanto días de lágrimas que ya he olvidado los motivos por los que lloraba. 
Me quedo con todo el sufrimiento, los días malos y las lágrimas. Me quedo con todos los días en los que he deseado estar en casa, con los míos, cerca y no tan lejos. Me quedo con los días en cama, con fiebre, jaqueca o dolor de ovarios, esos días en los que no había nadie cerca que viniese a darme una pastilla (o un abrazo). Me quedo con su inseguridad, sus tres intentos de robos y …

Una cerveza y tres abrazos

Tres cervezas y un abrazo...

Que la poesía nos una en una cita corta, sencilla pero directa al corazón.

Que mis ganas de ser contigo sumen pasión a tus ganas de ser conmigo.

Una cerveza bien fría para esta calurosa tarde de Mayo.

Que la melodía de tu voz cerca de mi oído provoque el orgasmo de mi risa.

Que me abraces por debajo de la falda y que las cervezas vengan bien frías.

Que me quieras como solución a todos los problemas

Pero quiéreme en tu cama, como yo te quiero en la mía.


Estoy cansada y tu no estás.

Un beso en la mejilla con tus manos bajo mi blusa.

Porque sabes, mejor que nadie, que soy mujer de corazón blando y pies fríos.

Porque bendita cerveza, que son anestesia.

Mi cuerpo sobre el tuyo y el calor sobre los dos.

Podría decirte que quiero que paseemos juntos de la mano, y no estaría mintiendo.

Pero prefiero pasear bajo tus sábanas, y que nos dejemos llevar.

Un cerveza por cada problema que nos inquiete, veras que risas.

Un beso por cada cerveza.

Al fin y al cabo, mañana s…