viernes, 17 de junio de 2016

La luz de su sonrisa

Ella baila sola, intenta reconstruir el mundo que a su alrededor se desmorona. Ella sigue bailando. Pieza a pieza, ladrillo a ladrillo, sueño a sueño, todo cae pero ella abre sus brazos para recoger, para que no se rompa nada. No puede con todo. Ella sigue bailando. 

'Tienes la cabeza llena de pájaros, estúpida niña inocente, el mundo te va a zampar de un solo bocado' - le solían repetir mientras ella continuaba dando vueltas sobre sí misma. Ella baila sola. 

Recoge los trozos de sueños que alguien ha tirado, los desdobla, los abre bien para que puedan volar, no hay nada más bonito que ver que tu sueños vuelan para hacerse realidad. Ella sueña mientras baila. 

Sueña con salvar el mundo. Sueña con hacer de la vida de los demás una experiencia bonita. cuando estos han decidido abandonar. Recoge lágrimas mientras balancea sus piernecitas al son de la música que ella misma tararea; esas lágrimas de frustración y desánimo, desgana, falta de fuerzas para seguir luchando. 

De vez en cuando para, se detiene y mira a su alrededor, tiene una labor compleja. Continúa bailando, a saltitos, alrededor de la tristeza con la mayor de sus sonrisas. Porque para sonrisa bonita, a suya, sincera como la que más. 

Baila hasta que le duelen los pies y ni siquiera entonces es capaz de detenerse. Si no intenta cambiar el mundo ella... nadie más lo hará. Vivimos demasiado preocupados por nuestras obligaciones, los agobios del día a día, nadie tiene tiempo de hacer del mundo un lugar más bonito ni siquiera tiempo de ser amable y simpático. Ella se deja el alma por conseguirlo. Continúa bailando.
Da vueltas, recoge frustraciones y las lanza lejos, reparte sonrisas a cambio. Aguanta el dolor de pies, el dolor del alma. Lucha por los demás sin que estos se den cuenta, luego, más tarde, luchará por ella. Por y para la felicidad. Sigue bailando.

Al llegar la noche se tumba en su cama pero no deja de mecer sus pequeños pies en un intento de seguir bailando. Cierra los ojos y ahí dentro, en la inmensidad que es su alma puede contemplar como sus sueños se hacen realidad. Sigue bailando hasta caer rendida, Morfeo la cuida, vela por ella. Ella sonríe dormida.

Algunos dicen que es una mujer de carne y hueso real como la vida misma, otros hablan de hadas, ninfas, magas, brujas, seres fantásticos... yo hablo de la persona que veo cada mañana al mirarme al espejo, de la persona a la que miro a los ojos y en ellos veo la ilusión de un niño. Hablo de cualquiera que lea esto. De esa persona que ve la luz cuando todo está a oscuras y es capaz de iluminar el camino ella solita. Hablo de ti, luchadora.